Reino Unido se asoma a la recesión

La economía británica se asoma a la recesión, tras una caída de la actividad económica del 0,1% en marzo como consecuencia de una contracción del consumo y por el impacto de la guerra de Ucrania. La reactivación de los últimos meses se ha estrellado en el primer trimestre contra la crisis del coste de la vida y la perspectiva de una inflación galopante, que podría superar el 10% en la segunda mitad del año.

“La economía británica se recuperó rápidamente de lo peor de la pandemia y creció más que la de Estados Unidos, Alemania o Italia, pero estamos todavía en tiempos de ansiedad”, reconoció el secretario del Tesoro, Rishi Sunak. “Nuestra recuperación se ha visto truncada por la brutal invasión de Putin en Ucrania y por otros retos globales, pero vamos a seguir ayudando a la gente como podamos”.

“El crecimiento es la mejor forma de ayudar a las familias a largo plazo”, advirtió Sunak. “Al tiempo que aliviamos la presión sobre los hogares y las empresas, necesitamos invertir en capital, en personal y en ideas para subir el nivel de vida en el futuro”.

Boris Johnson está recibiendo sin embargo duras críticas por la falta de medidas para hacer frente a la crisis del coste de la vida (la principal preocupación de los británico) en su programa de Gobierno presentado esta semana. La diputada laborista Rachel Reeves ha urgido a la presentación de un minipresupuesto de urgencia a la luz de los datos cada vez más preocupantes de la marcha de la economía.



Deja una respuesta